General Pacheco | Tigre | Zona Norte | Buenos Aires

Consultora de Higiene y Seguridad

Cinco meses después Wilson Ortega hoy camina con sus nuevas prótesis tras perder las piernas en un trágico accidente de construcción en Boston.

Al entrar a la habitación de Wilson Ortega en el hospital, los visitantes y el personal son recibidos con una gran sonrisa. El miércoles por la tarde, el hombre de 34 años se sentó en la cama después de tomar un descanso para almorzar mientras sus nuevas piernas ortopédicas descansaban en el sofá.

Durante las últimas dos semanas, ha estado aprendiendo a caminar nuevamente con la ayuda de fisioterapeutas en el Spaulding Rehabilitation Hospital en Charlestown. Le amputaron ambas piernas en mayo tras un accidente laboral en una obra de construcción.

“Con el tiempo, mi cuerpo se acostumbró. Cuando llegué por primera vez, solo podía estar de pie durante unos segundos a la vez, pero no podía dar pasos sin un andador. Ahora, gracias a Dios, puedo pararme por mucho más tiempo y caminar con un bastón”, dijo Wilson.

A solo unos días de que le den de alta después de su segunda estadía en el hospital, está trabajando en las habilidades motoras que necesitará para navegar por el mundo con sus nuevas prótesis, como pasar por encima de obstáculos, subir y bajar escaleras y levantarse del suelo, en caso de que se caiga.

Estos movimientos que pueden ser fáciles para otros, requieren una gran fuerza, tanto física como mental, para que Wilson los complete en esta etapa de su recuperación. Mientras el sudor caía por su rostro haciendo los ejercicios, completó cada desafío con una sonrisa y entusiasmo por seguir adelante. Dijo que el dolor de la lesión fue espantoso y que el proceso de curación fue doloroso, pero que la parte más difícil ha sido el impacto en su familia.

Se emocionó al recordar cuando su hijo de seis años lo vio caminar por primera vez con sus piernas ortopédicas. Si bien no se permitió emocionarse todavía, dijo que su hijo estaba sonriendo y lleno de alegría.
“Es la voluntad de Dios, por lo menos estoy bien, vivo, tengo salud. Ahora puedo caminar de nuevo, puedo abrazar a mi hijo, puedo abrazar a mi familia”.

Wilson dijo que ha tenido momentos de duda, pero decide seguir adelante. “Cuando la vida te golpea con algo, no estás noqueado hasta que decides no levantarte. Si decides quedarte en el suelo, estás fuera de combate. Siempre digo que no me iba a quedar noqueado. Dios me tendrá hasta el día que decida lo contrario. Siempre me levantaré”.

El Dr. David Crandell ha estado trabajando con Wilson en su recuperación desde el accidente y dice que el hecho de que Wilson sea un joven saludable le salvó la vida y su determinación contribuyó a la enorme cantidad de progreso que ha logrado.

“Pudimos sacar provecho de la fuerza de sus extremidades superiores, su motivación, y su “corazón”, estaba realmente decidido a tener éxito”.

Al final de su sesión el miércoles por la tarde, el Dr. Crandell habló con Wilson acerca de considerar los deportes paralímpicos.

“No sabemos cuál es su punto final, pero tenemos objetivos muy altos para él y ese proceso, por terrible que fue la lesión inicial, puede volver a tener una calidad de vida muy alta y hacerlo bastante bien”.

Wilson dice que no está seguro de lo que le deparará el futuro, pero espera pasar más tiempo con su hijo y su familia en Santo Domingo. También quiere ayudar a los demás compartiendo su experiencia con personas que están pasando por momentos difíciles.

Su consejo:

“Por difícil que sea, sea cual sea la situación, nunca te rindas, porque son solo momentos en tu vida. La vida empeora o mejora, digamos que no se quedará así. Uno puede cambiar. El futuro no está escrito, puedes hacer tu propio futuro. Esto pasó, ahora tenemos que seguir adelante”, dijo Wilson. “Hay millones de personas que están en peores situaciones que nosotros. Lo veo a diario. Entonces, ¿por qué no dar gracias a Dios por nuestra situación y pedir fortaleza?

Ver Articulo Completo

¿Necesitas Ayuda?